Envíos gratis con compras superiores a 100€

Carrito

Tu carrito está vacio

Continuar Comprando

¿Lácteos sí o no?

En Blundell, además de ser especialistas de Cashmere, somos especialistas en nutrición consciente. Entonces los lácteos, ¿son perjudiciales para nuestra salud? ¿Debemos restringirlos o eliminarlos de nuestra dieta? Si te metes en el mundo de la nutrición y la dietética casi todos los libros aconsejan como primera medida para llevar una vida sana eliminar este tipo de alimento de la dieta de forma inmediata y por completo. ¿Pero realmente hay que ser tan drásticos? A continuación vamos a analizar cuales son los argumentos que apoyan esta teoría y que cada uno saque sus propias conclusiones! Empecemos el análisis con lógica y una mente abierta.

Los puntos fuertes en contra son los siguientes:

  • Es contra-natura: El propósito de la leche de vaca es alimentar a los terneros, cuando crecen estos pasan a tomar hierba. Somos la única especie sobre la tierra que sigue tomando leche en edad adulta y la leche de otro mamífero. La composición química de la leche de vaca es diferente a la nuestra, necesitamos de la lactasa (una enzima que dejamos de producir a partir de los 2-3 años) para descomponer y digerir el azúcar presente en la leche (llamado lactosa). Esto se traduce en intolerancias y malas digestiones.
 
  • La caseína: es la proteína que está presente en la leche de vaca. Ayuda a las vacas a desarrollar sus huesos inmensos, de hecho es un aglutinante tan fuerte que se utiliza para fabricar cola para madera. Al estómago le resulta difícil descomponerla y resulta un gasto excesivo de energía durante la digestión.
 
  • Es muy acidificante: el cuerpo tiene que trabajar el doble para contrarrestar los efectos ácidos que tiene esta sustancia en nuestro cuerpo. Una de sus formas de combatirlo es creando mucosidad. La mucosidad protege nuestras membranas absorbiendo la toxicidad de algunos alimentos. Pero como todo si se toma mucha leche se produce mucosidad en exceso que puede entorpecer y acumularse en los intestinos y el colon.
 
  • Hormonas y drogas: Las vacas lecheras producen mucha más leche de la que por naturaleza pueden. Para satisfacer las altas demandas del mercado se les suministra fármacos y hormonas. Todos los antibióticos y hormonas que suministran a las vacas pasan directamente a nuestra sangre e invaden nuestro cuerpo…, penicilina, rBGH...etc.
 
  • La pasteurización: es un proceso por el que se calienta la leche para matar todas las bacterias que pueda contener. Esto también mata las enzimas buenas que tiene la leche.