Envíos gratis con compras superiores a 100€

Carrito

Tu carrito está vacio

Continuar Comprando

El cashmere y la solución al microplástico

¡Hola! En este post, el cashmere y la solución al microplástico, hablaré sobre un tema muy preocupante para el mundo, la creciente ola del microplástico y la solución viable que nos da el cashmere. Los datos son claros, el 35% de los microplásticos que amenazan nuestros océanos son fibras sintéticas que provienen de nuestra ropa. Por contraste, fibras naturales como la lana y el cashmere son completamente biodegradables que se ofrecen como la mejor solución para mantener el futuro de nuestro planeta.
“Se el cambio que quieres ver en el mundo” Ghandi
Un estudio realizado por la Universidad de Manchester y publicado en Nature Geosciense nos habla de cómo 0,6 -1,7 millones de toneladas de fibras sintéticas son liberadas a nuestro océano cada año.
Esto, contribuye a la formación de las islas de basura que flotan inertes en muchas partes de nuestros océanos.
Sin intervención alguna, se prevé que estas microfibras, compuestas de partículas de 5 mm en diámetro, incrementen a medida que se consuma más plástico y fibras sintéticas de una industria textil en expansión y estresada por cumplir con la demanda de un mundo en constante expansión. En este post, el cashmere y la solución al microplástico, queremos contarles que las microfibras entran en el medio ambiente por diferentes causas.
  • Son derramadas directamente desde la ropa, por su uso o su lavado.
  • Por la degradación y fragmentación de piezas más grandes de desecho sintético textil.
El impacto negativo total de la contaminación microplástica en nuestro hábitat acuático está aún por determinarse, pero este estudio reciente sugiere que los daños se producen a nivel físico, químico y biológico en nuestra cadena alimenticia incluyendo filtraciones de toxinas químicas y el envenenamiento de algunos organismos. A esto se suma el hecho de que la estructura del microplástico de fibras sintéticas es más propensa a enredarse en el tracto digestivo. Esto facilita que entren en nuestra cadena alimenticia a través del consumo de pescado.

¿Qué hacemos?

En resumen, la cosa pinta mal y tampoco hay que ser Einstein para entender que debemos hacer un cambio poco a poco hacia el uso de alternativas “naturales” y “sanas” para nuestro medio ambiente. Aquí entra en juego las fibras naturales y el porqué de este post sobre el cashmere y la solución al microplástico.
Que mejor manera de evitar este desastre natural que potenciando el uso en la industria textil de fibras naturales como la lana y el cashmere, fibras que son completamente absorbidas por el mar y la tierra, y además biodegradables.
Debemos, en la medida de lo posible, elegir prendas que no ayuden a aumentar el microplástico. Las cualidades positivas de la lana y el cashmere en términos de durabilidad, reciclaje y reducción de impacto en el medio ambiente suponen una estrategia perfecta para no contribuir al crecimiento de esta situación de microplástico. En nuestras manos está el elegir prendas que contribuyan a nuestra salud en particular y a la salud de nuestro planeta en general. ¡¡Espero haberos informado bien!! ¡¡Un beso enorme!!