Envíos gratis con compras superiores a 100€

Carrito

Tu carrito está vacio

Continuar Comprando

Alcanzar el Everest con cashmere

En Alcanzar el Everest con cashmere, recordaremos cuando el explorador neozelandés Sir Edmund Hillary alcanzó la cima del Everest en 1953, batiendo el récord mundial al ser la primera persona en alcanzarlo, lo hizo llevando fibra natural / lana.

Jerséis, chaquetas, guantes, bufandas y gorros de lana que tapaban su cara de agotamiento y sus ojos vidriosos de cansancio.

Hillary hizo cumbre a 8848 metros sobre el nivel del mar a las 11:30 hora local y se cuenta que fue parte gracias a la capacidad aislante de la lana que logró lo que muchos creían humanamente imposible.

La lana, fibra animal como es el cashmere, es un aislante térmico perfecto y protege contra el frío como ninguna otra fibra. No sería de extrañar dado el lugar donde se encontraba Hillary (Nepal) que llevara consigo alguna prenda de cashmere. Esta fibra tiene un rizo natural y una gran capacidad para estirarse que bajo el microscopio se observa como una forma en zig-zag que crea muchas burbujas de aire aislantes que protege contra el frío.

Otra ventaja del cashmere

Es que permite que el cuerpo respire. El cashmere mantiene el cuerpo seco, crea un microclima más cómodo ya que nuestro cuerpo transpira. Esto sumado al hecho de que pesa poco, es resistente a los olores, sin mencionar que es biodegradable y renovable, hace que esta fibra no encuentre rival y menos en una prenda sintética.

En este post "Alcanzar el Everest con cashmere", les contamos que en muchas ocasiones se preferían prendas más económicas para las expediciones al aire libre, como por ejemplo las chaquetas acolchadas de fibras sintéticas provenientes del plástico. No obstante, estas prendas sintéticas causan un impacto negativo en nuestro medio ambiente y tienen una durabilidad que no permite su biodegradación. Por ello, tiene sentido que las fibras naturales acaben superando en uso a las fibras artificiales.

Las cabras aguantan los inviernos fríos y lluviosos gracias a su gruesa capa de lana.

Resisten sol, lluvia, humedad, viento..., todas las adversidades atmosféricas. Los hombres hemos sabido de las propiedades que ofrecen las prendas de cashmere durante siglos. Quizá Hillary era consciente de ello. Como bien dijo él: "no sabía bien el impacto que esta hazaña tendría en mi vida, en los medios y en el mundo. Recuerdo estar sentado en la cima y mirar hacia la montaña de Makalu pensando en la siguiente expedición.”

No sabía lo que le depararía el destino, pero una cosa tenía segura, el siguiente reto lo superaría llevando lana / fibra natural /cashmere.